Emergencia Alimentaria: Las organizaciones sociales son los verdaderos motores de esta ley 

Hace más un año ya se vislumbraba cuánto afectaba la falta de contención económica y social en las políticas públicas del Gobierno nacional, y que la provincia tampoco podía sostener en los barrios en situaciones de vulnerabilidad en todo el territorio misionero, que poco a poco comenzó a sentirse en los comedores comunitarios, escolares y merenderos a los que acuden las familias con carencias materiales.
Esta situación cada vez más caótica llevó al presidente del Bloque de Diputados del Partido Agrario y Social, Martín Sereno a elaborar un Proyecto de Ley sobre la Emergencia Alimentaria y Social en toda la provincia de Misiones por el término de 24 meses, y recién este año la Comisión de Salud y Seguridad Alimentaria decidió tratarla.
El diputado invitó a militantes de organizaciones sociales, Lorena Ferreyra (Agrupación Ni un Pibe Menos por la Droga de la CCC) y Maximiliano Rodríguez (Movimiento Evita), para relatar a las y los legisladores su experiencia de acompañar y contener a familias en situación de pobreza. Finalmente el proyecto obtuvo dictamen y el jueves se sancionó por unanimidad en la Cámara de Representantes.
También estuvieron presentes Paula Fogel y Gustavo Pauta, integrantes del a Federación Argentina de Iglesias Evangélicas, quienes entregaron un documento a la comisión parlamentaria, firmada por el titular de la FAIE, el pastor Néstor Miguez, con la adhesión a la Ley de Emergencia Alimentaria, así como lo pidieron otras entidades religiosas de la sociedad civil.
«El hambre impacta en la salud de los niños y niñas»
«La situación de los barrios es grave, y para nosotros como parte de las organizaciones es importante saber que hay un espacio como éste, dentro de la casa del pueblo para transmitir las necesidades.
Nos alegra contar con un compañero como Martín que lucha por las personas sin recursos materiales. Es nuestra voz en el territorio y en la Cámara. Ojalá hubiera muchos representantes del pueblo como él», sostuvo Lorena Ferreyra en la Comisión de Salud y Seguridad Social que preside el diputado Oscar Alarcón.
La joven habló acerca de las cifras sobre hambre y pobreza: «Esos números impactan en la panza, en la salud de la gurisada, de las madres, los ancianos, los desocupados y desocupadas, y los jóvenes con adicciones.
Por eso necesitamos la Ley de Emergencia Alimentaria; pero no queremos quedarnos con la letra fría de la ley, también pedimos que bajen los recursos y se garantice los alimentos a las familias en los merenderos», reclamó.
Que el Estado atienda la salud en los barrios  
Para la militante social de la Corriente Clasista y Combativa, con la aprobación de la ley, los funcionarios del Poder Legislativo, deberían hacer una autocrítica como parte del Estado, porque «si desde que Macri está en el Gobierno es preciso contar con esta herramienta, es porque los funcionarios provinciales tampoco se ocuparon de las problemáticas.
El hambre es consecuencia de las políticas nacionales; pero tampoco desconocemos que hay responsabilidad del gobierno provincial», subrayó.
La joven reiteró que es necesario que los recursos lleguen adonde corresponde: a los niños de los barrios más alejados, a los merenderos y a los comedores. «También sabemos que la falta de alimentación repercute en la salud. Con mis vecinos del barrio Néstor Kirchner hace tiempo que reclamamos que haya un médico en el barrio.
Lo necesitamos porque hay muchos vecinos y vecinas con problemas de salud y sería bueno que también el Estado municipal y provincial se hagan cargo de las condiciones en las que estamos viviendo», cuestionó Lorena.

«La pobreza también es consecuencia del FMI»
Mientras que Maxi Rodríguez, de la JP Evita manifestó su deseo de que se priorice la Ley de Emergencia Alimentaria que está prevista por dos años, y que en ese tiempo, con el nuevo Gobierno nacional, los vecinos y vecinas en Misiones puedan comer en sus casas, sin tener que acudir a un comedor comunitario como ocurre ahora.
«La comida es uno de los derechos básicos de todos los seres humanos. Eso nos tiene que resonar en la cabeza, porque haber llegado a la situación de recurrir a la emergencia alimentaria por ley es porque antes falló el Estado. Y si es de emergencia alimentaria es porque las partidas presupuestarias están desactualizadas y porque la inflación hizo su trabajo.

El otro responsable fundamental es el FMI al que recurrió Macri. Hay que recordar que cada vez que el FMI estuvo en nuestro país llegamos a la situación de necesitar proyectos de emergencia para proveer alimentos a los compañeros y las compañeras en los barrios.
Entonces, esto nos lleva a reflexionar que dentro de cuatro de ocho o de doce años pensemos muy bien antes de volver a recibir al FMI en nuestra Patria», aseveró.

«Ahora a los comedores asisten los trabajadores»

El militante del Evita dijo que quizás al aprobar esta ley, sirva para pensar que cómo provincia es necesario generar trabajo, empleo digno y que no se someta a la explotación a las personas, como pasa con los tareferos.
Aseguró que a los comedores de los barrios no sólo van a comer los chicos y las mujeres desocupadas. «Al principio del Gobierno de Macri venían los pibes, las pibas, los abuelos y abuelas; pero ahora piden un plato de comida los hombres, los que tiene un trabajo, pero no les alcanza el dinero para llegar a fin de mes.
Y no saben la vergüenza que siente un adulto; un jefe de familia por tener que ir a un comedor comunitario, a un merendero a buscar comida para sus hijos. Algunos son trabajadores, otros desempleados. A muchas mujeres les sacaron la Asignación Universal por Hijo. Hay un millón y medio de asignaciones que recortó el Gobierno nacional. Por eso, no permitamos nunca más al FMI en nuestro suelo, porque esa deuda es también parte de la destrucción social y económica de la Argentina», graficó Maxi Rodríguez.
«Es doloroso sancionar esta norma»
El jueves en la sesión ordinaria de la Legislatura, todo el pleno coincidió en votar la Ley de Emergencia Alimentaria. Su autor, Martín Sereno, pidió un aplauso para las organizaciones sociales, por ser «los verdaderos motores de esta ley».
Expresó que espera que el pueblo misionero se apropie de la norma pensada para todos y todas. «Es triste y doloroso tener que sancionar esta ley. No puedo celebrar que estamos sancionando la emergencia alimentaria, porque eso habla del momento crítico que vivimos, del hambre, del pozo en el que nos sumergió Cambiemos en menos de cuatro años.
Macri llegó prometiendo terminar con la pobreza y se está yendo con una Ley de Emergencia para paliar el hambre. En menos de cuatro años generó cinco millones más de nuevos pobres; el país está endeudado en cien mil millones de dólares, y el salario mínimo que era de 500 dólares y hoy está en 200″, enfatizó.
 
Responsabilidad del macrismo  y sus cómplices  
El diputado detalló que en Misiones existe un 35% de pobres y un 17% de indigentes; hay 30 mil empresas menos, 200 mil desocupados nuevos. No es para celebrar que por ejemplo  el consumo de leche pasó de 217 litros por persona a 133 por año; es decir  se consume la mitad de leche que hace tres años.
Hace cuatro años el salario y la jubilación mínima vital y móvil superaban en un 60% y 80% respectivamente la canasta básica, y hoy están por debajo.
«Todo eso es hambre. Por eso no puedo celebrar esta ley que es consecuencia del macrismo y sus cómplices, aquellos que le dieron gobernabilidad y nos metieron en un pozo del que será muy difícil salir.
Celebro haber logrado el consenso y la consciencia de toda la dirigencia política acerca de que es necesario, como representantes del pueblo sancionar una herramienta para paliar esta crítica situación que nos ahoga desde cuatro años», relató.
«Ojalá la generación de empleo reemplace a la emergencia»
El legislador del PAyS sostuvo que algunos se preguntan por qué la ley habla de una emergencia por dos años.
Y explicó que según entiende el 10 de diciembre, todavía no será posible estar mejor con el cambio de Gobierno.
«Indudablemente tenemos toda nuestra confianza y la certeza de que el 27 de octubre, el pueblo mayoritariamente votará otro Gobierno, con un modelo popular, nacional, con otras políticas de Estado totalmente opuestas a las del neoliberalismo y de las corporaciones.
Pero eso no significa que inmediatamente vamos a estar bien. A partir de ahí empezará un proceso de recuperación de nuestra Patria y del pueblo, y no sabemos cuánto tiempo nos llevará porque nos  tiraron muy  abajo. Pero ojalá dentro de un año podamos desechar la emergencia alimentaria, y ahí sí voy a celebrar que hayamos recuperado el país, y más temprano que tarde también la dignidad del pueblo argentino», remarcó Sereno.

Los movimientos populares contienen al hambre
Como secretario general del Movimiento Evita, el legislador enumeró que esa organización sostiene 60.000 módulos de meriendas por mes. Sin ningún aporte del Estado provincial, porque hasta ahora tratado, haciendo malabares, pueden solventarlo. Y brindan un paliativo contra el hambre a más de 5000 chicos periódicamente y a 3000 mil adultos.

«Al principio eran los desocupados y desocupadas las que recurrían a los comedores; pero hoy viene gente con un empleo formal que no le alcanza el dinero por el aumento de las tarifas de los servicios, de los alimentos, de los alquileres y del costo de vida. En ese pozo nos sumergió Cambiemos.
En la provincia sostenemos más de 150 merenderos y comedores, y más de 40 en Posadas, y muchos más en pueblos del interior. El hambre es urgente y ocurre en toda la provincia.
No celebro esta ley y me duele; pero la militamos con las organizaciones sociales y los movimientos populares que generaron en la dirigencia política la necesidad de que avancemos con esta herramienta, que como dice su título es de emergencia. No tengo dudas que será reglamentada inmediatamente, y que con urgencia se destinarán partidas de presupuesto para sostenerla, porque todos y todas asumimos que es necesaria. Celebro la toma de consciencia y la decisión política de accionar con esta norma», señaló.

Una opinion en “Emergencia Alimentaria: Las organizaciones sociales son los verdaderos motores de esta ley ”

  1. Carlos dice:

    Con mirar las panzas se ve que debemos estar en emergencia alimentaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.