Bolsonaro se impone en Brasil, pero no le alcanza para evitar el ballotage con Haddad

El candidato de derecha Jair Bolsonaro quedó más cerca de lo que se esperaba de ganar en primera vuelta, bordeando el 47% de los votos válidos, con más del 94% de los sufragios escrutados. El candidato del PT, Fernando Haddad, sacaba un 28%, seguido por el centrista Ciro Gomes con un 12% y el candidato de la alianza oficialista Geraldo Alckmin sacaba apenas un 4,8%, poniendo al PSDB, el partido del ex presidente Fernando Henrique Cardoso, al borde de la desaparición.

También fue sorprendente la casi desaparición total del voto de Marina Silva que apenas rozó el 1%, al igual que el ex ministro de Economía, Henrique Meirelles, que sacó apenas un 1,2%. Acaso el dato más aliente del final de este convulsionado proceso electoral es que se polarizó la elección entre el PT y Bolsonaro.

Estos son los datos oficiales, que al haber voto electrónico en Brasil, ya estaban disponibles apenas tres horas después del cierre del comicio. “Se decide hoy”, dijo Bolsonaro luego de votar en Río de Janeiro. De esta manera desestimó que haya que definir el nuevo presidente en la segunda vuelta del 28 de octubre, pero con el correr de las horas los votos del nordeste -bastión del PT- lo alejaron del inicial 49% que había obtenido.

Sin embargo, el triunfo de Bolsonaro es tan importante que vuelve muy cuesta arriba para el PT la segunda vuelta. Sólo, consiguió casi más votos que todos su rivales juntos. Necesita sumar apenas un poco más de tres puntos entre el 22% que no votó por el PT para ganar el ballotage. De hecho, hasta en San Pablo que es el territorio de su rival del PT y que gobierna Alckmin, el ex militar se impuso por un impresionante 53% de los votos.

Como sea, en el PT parecen inclinarse a disputar la segunda vuelta y ya antes de conocerse los resultados, Haddad envió guiños para el resto de los candidatos. “Tengo el mayor respeto por los que concurrieron, sobre todo a aquellos con quienes trabajé. Con Marina, con Ciro Gomes, con Meirelles, en el gobierno de Lula. Tengo el mayor respeto y admiración por el trabajo que ellos realizaron “, afirmó luego de votar.

LPO había anticipado que los primeros bocas de urna marcaban una tendencia en favor de Jair Bolsonaro, que impactó incluso a nivel local, en lo que ya es a todas claras un cambio cultural de envergadura en Brasil. En efecto, en tres de los estados más importantes del país se imponen en las candidaturas a gobernadores expresiones de derecha, cercanas al ex militar.

En el comando de campaña de Haddad, este domingo esperaban la aparición del candidato del PT.

Mientras que en el nordeste del país, el PT estaría confirmando su hegemonía en la zona más pobre de Brasil. En Ceará (Fortaleza), Camilo Santana, candidato a gobernador del partido de Lula estaría alcanzando el 74 por ciento, según los primeros sondeos de boca de urna. Pero Bolsonaro se impone en los mayores bastiones electorales del país.

En Minas Gerais, un estado clave para las elecciones nacionales que definió el ballotage de 2014, arrasa la derecha en la categoría de gobernador con Romeu Zema del Partido Novo. Según boca de urna de Ibope, Zema alcanzaba los 41 puntos. Las encuestas lo daban cómodo ganador a Antonio Anastasia del PSDB, que según Ibope sacaría 29 puntos. El PT, con el actual gobernador Fernando Pimentel, queda tercero lejos con 22%.

Zema estaba segundo en las encuestas hasta que en una intervención por televisión anunció que apoyaba a Bolsonaro para la presidencia. En ese momento su intención de voto se disparó. La elección de Minas Gerais también es interesante porque la ex presidenta Dilma Rouseff se postula a senadora por ese estado. Hasta ahora, según las encuestas estaría saliendo cuarta. No es un tema menor porque no gozaría de fueros, ante las investigaciones del Lava Jato que lidera el juez Sergio Moro. De hecho, uno de los hijos de Bolsonaro agitó esa posibilidad apenas empezaron a trascender los primeros bocas de urna.

 

En San Pablo el alcalde Joâo Doria (PSDB), que busca el apoyo de Bolsonaro para la segunda vuelta, sale primero con 31 puntos, según Ibope. Muy lejos de los 50 que necesita para ganar. La pelea dura es por el segundo lugar: Paulo Skaf, que aparecía segundo en todas las encuestas y también busca el apoyo de Bolsonaro, está empatado con el gobernador Marcio França, ex vice de Geraldo Alckmin.

En Río de Janeiro triunfa con 39 puntos el juez Wilson Witzel, aliado de Bolsonaro. Sorprendió porque quien iba primero en las encuestas era Eduardo Paes, del PMBD de Michel Temer y Henrique Meirelles. Para el Senado por Río gana Flavio Bolsonaro, el hijo mayor del militar.

 

Fuente: LPO

0 opiniones en “Bolsonaro se impone en Brasil, pero no le alcanza para evitar el ballotage con Haddad”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.