Cataratas del Iguazú, Misiónes, Argentina

Brasil: Continúa el acampe con vigilia frente a los cuarteles militares, mientras Lula busca el camino hacia el inicio de su gestión

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

El presidente electo de Brasil, Luiz ‘Lula’ da Silva, nombró a un civil para el cargo de ministro de Defensa, en un contexto de protestas frente a los cuarteles pidiendo la anulación de la elección y de malestar en ciertos sectores de las fuerzas armadas.

En Foz do Iguaçu, por ejemplo, diariamente se entona el himno brasilero frente al cuartel ubicado en avenida República Argentina y calle Brasil. Hay acampe permanente, mientras muchas personas que votaron a Lula suelen transitar por allí para provocar a los manifestantes.

 

El acampe continúa frente al Regimiento Militar ubicado en el centro comercial de Foz do Iguaçu. El apoyo a Bolsonaro es contundente y muchos automovilistas pasan por el lugar: algunos se burlan y otros manifiestan su apoyo. Foto: Eduardo Viera, periodista.


El nombramiento de José Múcio Monteiro -el primer civil en el cargo en casi cinco años- muestra la intención de Lula de reducir la influencia política que los militares ganaron durante el mandato de Jair Bolsonaro.

Los oficiales activos o retirados que ocupan cargos gubernamentales y ministeriales en el gigante sudamericano se duplicaron con creces hasta alcanzar los 6000 bajo el mandato del excapitán del ejército, que tiene a los militares como uno de los pilares de su movimiento nacionalista conservador.

 

Carpas y fanáticos de Bolsonaro permanecen frente al Regimiento Militar en una vigilia sin precedentes en Foz do Iguaçu. Foto: Eduardo Viera, periodista.


Los partidarios de Bolsonaro argumentan que la presencia del regimiento ofrece un baluarte contra la corrupción que manchó al gobierno del Partido de los Trabajadores (PT) de Lula. “Son ladrones y quieren seguir siendo corruptos”, manifestó la manifestante Luiça Hermes, en diálogo con El Independiente Iguazú.

“Las relaciones cívico-militares en Brasil sufrieron una tensión debido a la participación de militares de reserva y en servicio en las campañas y el gobierno de Bolsonaro, lo que no es saludable”, dijo Eduardo Munhoz Svartman, presidente de la Asociación Brasileña de Estudios de Defensa.

Y agregó: “La tarea inmediata será sacar a los militares del escenario político”.

 


En ese sentido, Múcio es un político de carrera considerado una opción pragmática. Miembro de un partido de derecha, ocupó un cargo en el gabinete en el anterior gobierno de Lula y, más recientemente, fue jefe de la autoridad federal de auditoría.

Fotos: Eduardo Viera, periodista de El Turista en Misiones. 

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.