Cataratas del Iguazú, Misiónes, Argentina

Recomendaciones para evitar incendios e intoxicaciones por monóxido de carbono

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Los accidentes por inhalación de monóxido de carbono suelen incrementarse con los descensos de temperatura y el aumento del uso de las cocinas a leñas o braseros para mantener el calor en las casas.

El monóxido de carbono se trata de un gas altamente tóxico para el ser humano provocado por la combustión de materiales sólidos. Los métodos de calefacción que lo utilizan deben contar con chimeneas que los liberen y eviten la acumulación, es por esto que los braceros, que no suelen disponer de conductos, resultan tan peligrosos.

Los accidentes pueden ser por intoxicación y también por incendio, la llama libre entra en contacto con el material combustible y produce un foco.

“Al tocar telas o un colchón genera más monóxido de carbono”, explicó Elías Arcángel Chagas quien se desempeña como director de Bomberos de la Policía de Misiones. “En cinco minutos se puede incendiar por completo una vivienda y haber víctimas humanas”.

Las llamas amarillas o naranjas que caracterizan a este tipo de incendios señalan la presencia de un desprendimiento superior al normal en un espacio reducido, “este gas inoloro e incoloro, interrumpe el ciclo de respiración generando un desmayo”, destacó.

“Una de las exigencias, en horario de descanso, es no dejar encendidos estos elementos de calefacción porque significan un gran riesgo”, señaló. “No tener intercambio de aire normal es un peligro letal”.

Los métodos de calefacción más seguros en este aspecto son las estufas, caloventores eléctricos y aires acondicionados. “Hay que prestar atención a las instalaciones eléctricas, al deterioro de los aislantes, conductores y disponer de disyuntores y térmicas”.

¿Cómo prevenir un accidente por inhalación de monóxido de carbono?
1- En lugares cerrados, mantené siempre una ventana abierta.
2- Revisá una vez por año los artefactos de combustión de tu casa con un gasista matriculado. Hacelo preferentemente durante el invierno, cuando más se utilizan estos artefactos.
3- Chequeá que la llama de gas sea azul. Si es amarilla o anaranjada, puede haber presencia de monóxido de carbono.
4- Limpiá las hornallas para que los alimentos no obstruyan los quemadores y generen una mala combustión.
5- Si tenés red de gas natural, en las habitaciones las estufas deben ser de tiro balanceado.
6- Si usás gas envasado, como garrafa o cilindro, la ventilación de la habitación debe estar a la altura de los pies.
7- No instales calefones o estufas en baños o espacios cerrados.
8- Si tenés un detector de monóxido de carbono instalado, chequeá que siempre esté activo.

Fuente: MisionesOnLine

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.