Cataratas del Iguazú, Misiónes, Argentina

“Todas las semanas compro agua, también compré tres tanques para vivir mejor y sigo pagando la boleta de Imas”, dijo un vecino de Villa Alta

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Para Darío el agua potable o de pozo es un conflicto diario y también un impactante presupuesto mensual que afecta a los recursos económicos del entorno familiar. En ese sentido, fueron pocos los días del año que tuvo agua en su vivienda y fueron muchas las jornadas donde pagó por el acceso al agua.

En consecuencia, el martes por la tarde se acercó a un grupo de vecinos de distintos barrios de Puerto Iguazú que se reunieron frente a la planta administrativa de Imas para manifestar la preocupación por la falta de agua potable en gran parte de la ciudad turística.

En esa oportunidad, Darío fue entrevistado por El Independiente Iguazú y explicó que reside a pocas cuadras de la plaza de los niños por calle Alarcón. Dijo que no tiene agua, “no llega el agua”, aunque sigue pagando las boletas de un servicio deplorable. Además, compró tres tanques y todavía paga a los vendedores ambulantes de agua.

“Con mi familia tuvimos que comprar tres tanques, y también comprar agua a los ‘delivery’ que andan en las camionetas y que te cobran 1500 pesos”, señaló el vecino de Villa Alta.

“Todas las semanas compro agua, también compré tres tanques para vivir mejor y sigo pagando la boleta de Imas”, dijo con bronca y resignación solicitando no publicar su apellido o una fotografía.

Fotos: Eduardo Viera, periodista. #eduviera 

Comentarios

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.