«Compartimos el dolor con la madre de Fernándo Báez Sosa, pero también queremos justicia y que la gente de Iguazú no se olvide de Jordi Díaz»

Catalina y Sonia Ojeda hablaron sobre el terrible crimen perpetrado contra el joven Fernándo Báez Sosa, ocurrido en el balneario bonaerense de Villa Gesell, a manos de una patota de rugbiers que lo golpearon hasta matarlo. Quebradas por la emoción, «Cata» y su hermana Sonia pidieron que la comunidad de Puerto Iguazú las acompañe en la lucha por el pedido de justicia que vienen exigiendo desde hace casi 8 años por la muerte de Jordi Díaz, un joven de esta ciudad cuya vida tuvo un desenlace similar en el año 2012.

Jordi Díaz tenía 19 años cuando fue golpeado por una patota


 

«Es como que volvimos a revivir todo lo que nos pasó con Jordi con el caso de Fernando. Vivimos día a día, sentimos el mismo dolor de esa madre que perdió a su hijo», dijo Cata con profunda tristeza. A su lado, Sonia, la mamá de Jordi, pidió no hablar para no quebrarse durante el relato.

«Nunca más ellos van a volver a casa, nunca más les vamos a poder dar un abrazo, nunca más les vamos a poder decir te quiero; y esos chicos siguen ahí, en libertad. Queremos justicia por Fernando, pero también por Jordi Díaz, y por todos los casos impunes, para que no haya más violencia, porque esto genera más violencia», continuó.

El caso del joven Fernando Báez Sosa trajo a la memoria lo que pasó en mayo del año 2012 con Jordi Díaz, un chico de Puerto Iguazú que también murió como consecuencia de la golpiza que le propinó una patota a la salida de una fiesta.

«No hay consuelo para una mamá que perdió a su hijo y tenemos que aprender a convivir sin él: los festejos navideños, los cumpleaños, los días de la madre… es doloroso sentarse en una mesa y ver el lugar vacío de Jordi en la mesa familiar», agregó Cata, quien además dijo que la muerte de Jordi no solo la afectó a ella y a la mamá, sino que también impactó de manera muy dolorosa en sus padres (los abuelos de Jordi), los vecinos y sus amigos.

Finalmente, la tía de Jordi pidió: «queremos que el pueblo entero nos apoye pidiendo justicia, que no nos olvidemos del caso Jordi Díaz. Ahora en mayo se van a cumplir 8 años y les pedimos que no nos olvidemos. Compartimos el mismo dolor con la madre de Fernándo Báez Sosa, pero también pedimos justicia por Jordi Díaz».

 

El caso Jordi

La noche del sábado 19 de mayo de 2012, en un quincho propiedad de la familia Figueredo, ubicado en el barrio Villa Alta de Puerto Iguazú, se habían reunido mas de cien personas por un cumpleaños. El problema habría empezado  cuando Jordi intentó entrar al lugar sin invitación, y por esta razón comenzó a pelear con otro grupo de jóvenes cerca del portón de acceso. Según lo relatado por algunos testigos, habrían sido cinco jóvenes los que pelearon con el menor, quien el día después apareció sin vida a la vera del arroyo Tacuara.

Por el caso hubo cinco imputados y en su etapa de instrucción la causa fue caratulada como “homicidio en riña”. Los implicados fueron Juan “Kike” Da Silva, Eduardo De Sa, los hermanos Lucas y Julio César Kohlman y Esteban Rojas.

Luego, en el juicio oral, el Tribunal Penal Uno de Eldorado emitió un fallo en donde cuatro de los cinco imputados que tenía la causa fueron absueltos, mientras que al restante se le fijó una pena subsidiaria a pagar a la familia de la víctima por la suma de 160 mil pesos en concepto de daño moral.
De esa manera, los hermanos Julio y Lucas Colman, Eduardo De Sá y Esteban Rojas fueron absueltos del delito de lesiones en riña en calidad de coautores, mientras que en el caso de Juan Alberto Da Silva se le declaró la responsabilidad penal en el hecho y por ello se le instó a pagar en el plazo de diez días antes de quedar firme la condena, la suma de 160 mil pesos en efectivo a la familia Díaz.

Los cinco imputados por la muerte de Jordi


 

Dicha resolución fue un duro revés para la familia de Jordi, que apeló el fallo y recurrieron hasta las más altas instancias judiciales para que los implicados paguen por lo ocurrido. Ese tribunal estuvo compuesto por los magistrados Atilio León -presidente-, Lyda Gallardo y Eduardo Jourdan mientras que a cargo del Ministerio Público Fiscal estuvo el letrado Federico Rodríguez.

Sin embargo, los familiares de Jordi entienden que el juicio estuvo plagado de irregularidades y por eso pidieron que se vuelva a reabrir la causa.

A propósito de esto, el abogado defensor del padre de Jordi, Gustavo Staude, confirmó recientemente que recibió una notificación del Superior Tribunal de Justicia de la provincia, donde le comunicaron que tenía que presentarse para tomar conocimiento de una disposición tomada por dicho tribunal al respecto, y que se notificará apenas finalice la feria judicial.

 

 

0 opiniones en “«Compartimos el dolor con la madre de Fernándo Báez Sosa, pero también queremos justicia y que la gente de Iguazú no se olvide de Jordi Díaz»”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.