Grooming en la escuela: el dolor y la impotencia de una madre que no encuentra respuestas

Desde el día que Patricia Z, la mamá del nene víctima de grooming por parte de un docente de la escuela a la que concurre, encontró los mensajes que su hijo intercambiaba con el maestro, su vida no tiene paz. Es que, cuando la mamá del niño de 13 años se dio cuenta que el adulto estaba aprovechando la inexperiencia de su hijo, manteniendo diálogos de índole sexual, tuvo un rapto de bronca que la llevó a denunciar la situación en la Comisaría de la Mujer.

Para colmo, la agente que le tomó la denuncia, tuvo el descaro de preguntarle «¿no será que a su hijo le gustan los hombres?». Fue un jueves cuando la mujer expuso la situación en la policía, y le pidieron que mantuviera en reserva el hecho, hasta que el juez dispusiera la detención y el allanamiento del maestro, para evitar que se pudieran destruir pruebas.

En los mensajes que Pablo S. intercambió con el menor, se advierte claramente el carácter de índole sexual que en todo momento el adulto pretendió darle a los mismos.

Mientras habla con El Independiente Iguazú, Patricia saca a relucir la impotencia que le causa el hecho de que el sujeto siga su vida como si nada. Es más: también cargó contra la directora y el pantel docente de la Escuela 412, Ezequiel Bustillo, donde concurre su hijo, ya que -afirma- no le dieron la contención necesaria, ni a ella ni al menor.

Recientemente, una maestra especial, colega de Pablo S., el docente acusado de haber cometido el delito de grooming contra el menor de 13 años, subió a su estado de WhatsApp una foto con el hombre en cuestión, con la leyenda «Estudiando y pasando el calor».

 

La madre teme que el maestro -al que califica como «un degenerado»- use de puente a esta docente, de nombre Ana F., maestra de tecnología, para comunicarse con su hijo, ya que ella está al frente de una clase en el curso donde concurre el menor.

«No se lo está cuidando a mi hijo, no se nos está cuidando a nosotros que fuimos víctimas», expresa Patricia, mientras cuenta que el menor está sobrellevando la situación como puede: «llora mucho y está deprimido, y además siente que en la escuela no lo están protegiendo», concluyó.

 

 

Una opinion en “Grooming en la escuela: el dolor y la impotencia de una madre que no encuentra respuestas”

  1. Eduardo dice:

    Me solidarizo con el Nino y su madre.
    Existen muchos directivos y funcionarios, que no están a la altura de las circuntancias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.