Myriam Bogado y la abrazadora energía femenina 

El viernes 27 de septiembre, cerca del mediodía, Miriam Bogado, la joven guaraní acusada por la muerte de su pequeña hija, fue trasladada al Juzgado de Instrucción 7 ubicado en el barrio posadeño de El Palomar, y junto a su abogada, fue notificada por el juez Carlos Giménez, que quedaba en libertad mientras continúa el proceso por la muerte de su beba.

Audio: Patricia López Espínola, Colectivo de Mujeres Feministas, Radio Cataratas

Emocionada y con una sonrisa, la joven salió del despacho del magistrado y se abrazó con  las mujeres de varias organizaciones sociales y organismos de Derechos Humanos, militantes del Colectivo de Mujeres y quienes integran la «Mesa por la Absolución de Miriam Bogado», que la esperaban en la vereda con  expectativa y alegría celebrando su libertad. «¡Gracias! muchas gracias por ocuparse de mí», apenas pudo decir la jovencita.

«Hay mucho para trabajar en derecho indígena»
La semana pasada el juez Fernando Verón, del Juzgado de Instrucción 3 rechazó la acción de Habeas Corpus presentado por la Comisión Provincial de Prevención de la Tortura de Misiones y el Ministerio de DDHH, quienes solicitaron su inmediata libertad mientras se sustancie el proceso, invocando el principio de inocencia y atendiendo a que la acusada es parte integrante de la Nación Mbya Guaraní, cuyas costumbres culturales ancestrales son preexistentes al Estado Nacional y Provincial,
«Fue muy triste que rechazaran el Habeas Corpus y lamentable los fundamentos de ese rechazo; pero creemos que es parte de lo que hay que poner en crisis y sobre lo que tenemos que trabajar. Nosotras estuvimos junto a Miriam en ese proceso, porque además del acompañamiento profesional, también la acompañamos en la contención emocional», sostuvo la abogada.

«Vamos a luchar por la absolución»
A partir del rechazo del habeas corpus, los abogades Rivas y Paredes comenzaron a trabajar en el pedido de excarcelación que felizmente fue concedida por el juez Carlos Giménez. «La resolución indica que hay un cese de prisión preventiva, y la imposición de medidas de seguridad que consisten en que Miriam no puede salir del país, y tiene que comparecer ante el Juzgado una vez al mes, mientras la causa seguirá su curso», manifestó la doctora Rivas. Agregó que la novedad es que hasta hace dos semanas se suponía que se cerraba la etapa de instrucción, y ahora se resolvió que seguirán investigando. «Algo que nos parece también una buena noticia, y ahora vamos por la absolución de Miriam que es lo que corresponde», aseguró.

Compromiso del Colectivo de Mujeres y otras voluntades
La libertad de Miriam Bogado se logró gracias al compromiso del colectivo de muchas mujeres, entre ellas las mbya guaraní, y al trabajo de las organizaciones sociales, gremiales y de DD. HH, sumado a que el caso de la joven llegó a la Cámara de Representantes, a través de un Proyecto de Comunicación del diputado Martín Sereno (Partido Agrario y Social), solicitando que la Justicia informe en relación a Miriam Bogado, en qué condiciones se encuentra el expediente judicial, si se garantizó el derecho a un intérprete intercultural bilingüe. Como está el estado de salud de la joven a la que separaron de su hijo de 4 años, y si se adecuaron los procedimientos y prácticas a los mandatos constitucionales referidos a los derechos indígenas y los convenios internacionales suscriptos, e incorporados a nuestro marco legal», señala parte de los fundamentos del proyecto presentado.

 

Reencuentro sanador con su familia
«Pudimos visibilizar esta situación de injusticia, y volver a cuestionar críticamente las miradas con las que se juzga a nuestras mujeres en situación de pobreza, jóvenes y además en este caso, una mujer originaria», expresó la asesora legal de la CTA Autónoma de Misiones. Después de obtener su libertad, la joven viajó a  a su comunidad en San Ignacio a encontrarse con su madre, Luisa Chaparro, su hijo Nicolás y sus hermanas, acompañada por la abogada Roxana Rivas, algunas periodistas; el estudiante mbya de la carrera de Trabajo Social de la UNaM, Martín González, de la comunidad Kaaguy Mirí Rupá, de Aristóbulo del Valle, y el equipo del Ministerio de Derechos Humanos de la provincia, en representación de la ministra Lilia «Tiki» Marchesini.
Ya en Tekoá Kokuereí, Miriam fue recibida por sus familiares que no dejaban de reír al verla llegar. El abrazo con su madre y sus hermanas, Zulema, Marta y Sandra fue entrañable. Su hijo Nicolás estaba en la escuela, pero la rodearon alegremente muchos de los chicos de la comunidad.
«Estoy muy feliz», expresó la joven, rodeada de su familia. «Estoy agradecida a toda esa gente que estuvo y está a mi lado, y se preocupó por mí. Gracias a los abogados Roxana y Eduardo por ayudarme, ahora estoy con mi familia y me siento re-feliz», repitió sonriendo.

 

Texto y Fotos: Patricia López Espínola  

 

0 opiniones en “Myriam Bogado y la abrazadora energía femenina ”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.