Massa anuncia esta semana su decisión y Macri trata de retenerlo ofreciendo la boleta de Vidal

La Casa Rosa abrió este lunes una puerta para que María Eugenia Vidal también sea la candidata a gobernadora de Alternativa Federal. La jugada supone una oferta tentadora para Sergio Massa, aunque el líder del Frente Renovador aún no fue parte de las negociaciones y anunciará su decisión esta semana, pero acaso en un cálculo más realista sea una soga dirigida al salteño Juan Manuel Urtubey, el más alineado con las estrategias de la Casa Rosada junto al cordobés Juan Schiaretti.

La jugada del gobierno habilita a la Gobernadora a negociar colectoras en la provincia. La opción más tentadora para Cambiemos es que Massa sea el candidato a presidente por Alternativa Federal, una maniobra que favorece las chances electorales de Vidal toda vez que jerarquiza la opción de una tercera vía y bloquea un posible acuerdo entre Massa y el kirchnerismo. Pero si esto no es posible, al menos que sea candidata de Urtubey.

No estarían tan seguros de darle la boleta a Roberto Lavagna, porque el economista según las mediciones de la Casa Rosada le saca votos a Macri.

Massa recibirá este martes los estudios que trabaja el consultor catalán Antoni Gutiérrez-Rubi y luego los discutirá con los dirigentes del Frente Renovador. Entre el viernes y el sábado anunciaría su decisión.

Claro que en este esquema falta la decisión de Massa. Por lo pronto se sabe que el líder del Frente Renovador mastica una decisión que comunicará esta misma semana.

Según publica este martes el portal La Política OnLine, este martes recibirá los informes del consultor catalán Antoni Gutiérrez-Rubí quien explicará números de encuestas, análisis de focus group, para terminar de darle forma a la decisión que tomará, luego que en el último congreso del Frente Renovador pareciera haber abierto la puerta a un acuerdo con el kirchnerismo.

Entre miércoles y jueves, Massa mantendrá encuentros con sus legisladores nacionales, intendentes y legisladores provinciales de todas las provincias. Recién el viernes o a más tardar el sábado hará pública su estrategia electoral.

Como sea, la jugada de la Casa Rosada -extraña en el PRO- supone ayudar a Vidal para que Vidal después ayude al Presidente en su reelección. La estrategia evalúa que ubicar a la Gobernadora en dos listas bastaría para derrotar a Kicillof toda vez que en la provincia de Buenos Aires no hay ballotage por lo que el triunfo quedaría sellado en octubre.

Según la estrategia, el triunfo de Vidal en el principal distrito electoral del país generaría un efecto inmediato que ayudaría a las aspiraciones de Macri de ser reelegido para un segundo mandato en el ballotage, campaña que el presidente haría -siempre según las especulaciones de la Casa Rosada-, junto a la gobernadora.

La decisión primero surgió como un rumor de la Casa Rosada filtrada a los medios y luego el propio Marcos Peña lo confirmó en el programa de Carlos Pagni en LN+. «Si existen otros candidatos a presidente que quieran apoyar a nuestra gobernadora no nos parece ninguna alquimia electoral», se defendió el jefe de Gabinete.

«Si al final del día hay más candidatos que apoyen a Vidal y con eso se consolidad una decisión de no volver al kirchnerismo no nos parece que sea un atajo», reforzó.

La polémica jugada implica desmontar un decreto de Macri que prohibía las colectoras en la provincia, firmado por el presidente apenas semanas atrás, cuando en la Casa Rosada se sentían más fuertes y creían imposible que Massa se acercara al kirchnerismo.

Es además una maniobra extrema y acaso de alto riesgo. Fuentes del gobierno reconocieron que podría afectar las chances de Mauricio Macri en las primarias de agosto y las generales de octubre porque acaso el candidato peronista que lleva a VIdal podría sacar votos al presidente, pero en la complicada coyuntura electoral que atraviesa Macri le resulta imperioso retener la provincia de Buenos Aires como primer casillero para luego ganar fuerza para el ballotage.

«La idea es ganar en la provincia y Capital y sacar 25 puntos en el interior y con eso ir a la segunda vuelta», explicaron a LPO.

Por eso, en la estrategia de Marcos Peña aparece como primera escala apuntalar a Vidal para que consiga un triunfo frente a Axel Kicillof, el candidato elegido por Cristina Kirchner.

Es una maniobra extrema y de alto riesgo. Fuentes del gobierno reconocieron que podría afectar las chances de Mauricio Macri en las primarias de agosto y las generales de octubre porque el candidato peronista que lleve a Vidal podría sacar votos al presidente.

Una vez superada esa instancia -siempre de acuerdo al esquema electoral del gobierno-, Vidal será la protagonista de la campaña de cara a la segunda vuelta para apuntalar a Macri.

Para esto, Macri debería firmar un nuevo decreto que desdiga al que firmó a mediados de abril. Es que, a pedido de Vidal, el Presidente resolvió poner punto final a las listas colectoras que había establecido Cristina Kirchner en 2011. Desde La Plata sostienen que otra opción es que sea un juez quien desestime el decreto a través de un fallo.

Desde La Plata aseguran que la Gobernadora se mantiene por ahora al margen de estas decisiones aunque admiten que la maniobra «es una posibilidad». Pero además agregan que al gobierno bonaerense le interesa esa estructura electoral. «Generamos una tercera vía y bloqueamos un cierre entre Massa y el peronismo», evalúan.

0 opiniones en “Massa anuncia esta semana su decisión y Macri trata de retenerlo ofreciendo la boleta de Vidal”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.