Incrementan la producción y el consumo de cervezas artesanales misioneras, ahora con frutas de estación

Pese a la falta de financiamiento al sector, actualmente existen más de 100 productores de cerveza artesanal en la provincia. Al comienzo las variedades eran las reconocidas: rubia, negra, roja en sus diferentes estilos y tipos de fermentación, pero esto no terminó de convencer a quienes fusionan los sabores y comenzaron a elaborar combinaciones con: mburucuyá, jengibre, yerba mate, malta, cáscaras de naranja en ron, almidón de mandioca, moras y mango.

La producción de cerveza artesanal en Misiones cuenta con registros del año 2001, como es el caso de Abadía en Posadas. Su nombre alude a los monjes que desde antaño elaboraban el producto dentro de monasterios y abadías.

Este emprendimiento surgió en respuesta a la profunda crisis económica que atravesaba el país por ese entonces. Las pequeñas cantidades que surgían durante elaboraciones de prueba, con el tiempo se fueron incrementando hasta llegar a diferentes bares y comercios de la capital.

Hoy, la marca continúa vigente y cuenta con una producción de alrededor de 500 litros por mes. Además, disponen de un bar propio ubicado sobre la emblemática avenida Uruguay, frente al Paseo la Terminal, donde funciona desde el año 2005.

A partir del año 2010, la producción de cerveza artesanal se incrementó considerablemente, sobre todo en la zona sur de la provincia. Algunas de las marcas más reconocidas son Gutti, Saporoshi, Escarlata, Segunda Maluca, Schnecken, Oveja, Barraza, Mboyeré, Khimera, Vikingo Negro, Oktavio y Blosset Beer, por nombrar sólo algunas.

La experiencia del creador de Maracubaby, la cerveza combinada con trigo y mburucuyá premiada como la segunda mejor cerveza estilo misionero:

“La cerveza artesanal es el pilar de la civilización, sin la birra no se hubiera levantado un ladrillo porque es nuestro pan liquido de los principios de nuestra historia genética agroganadera”.

Ricardo Varela es uno de los  nuevos aficionados en la materia. Comenzó a elaborar cervezas en su casa en junio del año 2016. Aunque previamente su primera experiencia en la elaboración fue en el evento Big Brew, que se realiza cada año en diferentes puntos del país el primer sábado de mayo para festejar el Día Internacional del Cervecero Artesanal. El evento consiste en reunir a los amantes de la cerveza artesanal para elaborar cocciones simultáneas, al aire libre y gratuitas junto a cerveceros de todo el país e invitados internacionales.

El Big Brew es organizado por la Asociación Civil Somos Cerveceros, consolidada en el año 2008 por un grupo de cerveceros que deseaba darle un marco institucional y federal al movimiento argentino. Esta asociación surgió con el propósito de la docencia y difusión de todo lo referido a la cerveza artesanal; organización de actividades académicas, plenarios, encuentros científicos, concursos y actividades benéficas. Todo esto con el fin de jerarquizar la actividad, priorizando la calidad con la que se elabora la cerveza artesanal argentina.

Somos Cerveceros es una entidad sin fines de lucro y se ha convertido en la comunidad de Cerveceros más grande y activa de Latinoamérica, con más de 50.000 cerveceros participantes.

Ricardo Varela es cocinero de experiencia, especialista en Alta Cocina graduado en el Instituto Gastronómico de las Américas (IGA) y Técnico en Refrigeración graduado en el Instituto Virgen de Itatí de Posadas. Cuando comenzó sabía que incurrir en la elaboración de cervezas artesanales era algo posible.

“La motivación a lo largo de estos dos años y medio fue cambiando. Al comienzo era emocionante conseguir un producto y probarlo con una marcada diferencia de lo que industrialmente uno puede conseguir; en la comparación también se podía encontrar la diversión y la motivación. Con el tiempo el empeño apuntaba a seguir mejorando el producto y conseguir mejores birras. Al hacerlas probar a los amigos que saben algo de birras te vas dando cuenta de que hay una especie de hermandad y cofradía, hay buena onda, diferentes escuelas que también van cambiando el sentido de la motivación y ampliándose”, comentó Varela durante una entrevista con MISIONES OPINA.

Respecto de los saberes involucrados durante el proceso de elaboración de la cerveza, sostuvo: “Tiene aspectos tan amplios que podés ir por el lado de la bioquímica y el metabolismo de un hongo como la levadura o decir- me encanta diseñar etiquetas-. Hay infinitas propuestas. Como soy cocinero, mi motivación siempre fue hacerla cada vez más rica”.

En cuestión de meses, con talento, dedicación y motivación logró instalar su propia marca en Posadas, Cerveza Schnecken. En un comienzo, elaboraba las cervezas en su casa como un hobbie, pero el rápido desabastecimiento que sufría lo obligó a comercializar el producto que al poco tiempo se convirtió en un éxito.

”La idea mutó de hacer noches de canilla libre a un microemprendimiento autogestionable y autosustentable. De repente le había empezado a cobrar a los familiares,a los amigos y todavía no pasé de eso más que participar en dos o tres ferias, llevar algún barrilito a algún evento o algún cumpleaños”, recordó Varela.

Cabe recordar que las cervezas artesanales se clasifican en dos grandes grupos: las cervezas de baja fermentación o cervezas Lager y las de alta fermentación o cervezas Ale.

Entre las variedades que elabora Schnekense encuentran las cervezas Ale, de levaduras inglesas con fermentación alta entre 18 y 21 grados a diferencia de las Lager o industriales que son de fermentación mucho más baja y con mayor tiempo. También se encuentra: la rubia American Whitetail, la roja Scottish, negra Stout y la Ipa argenta con un tono en el que se nota la malta pampeana, el lúpulopatagónico y el matiz del agua.

“Dentro de las Ale me gusta tener una propuesta fuerte de cada una: tener una rubia, una roja, una negra y una Ipa; esas trato de tenerlas siempre y sobre esas suelo derivar una o dos variaciones según estacionalidad. Por ejemplo, tengo una American Whitetail que es una cerveza de trigo tipo americana, lleva 50% de trigo, 50% de malta base y lúpulos americanos”, sostuvo el cervecero.

Y continuó: “También tengo una variante de esta con un agregado de mburucuyá, la Maracubaby que ganó una medalla a la segunda mejor cerveza de estilo regional de la provincia. Primero hay que afinar un estilo y luego ver sus variaciones”, recordó el especialista haciendo mención de la premiación que obtuvieron el 1 de septiembre de 2018 durante la primera Copa de Cervezas Artesanales del Nordeste Argentino, evento que se realizó en Posadas.

Un sector con poco financiamiento:

Respecto de la comercialización del producto con vistas al futuro, sostuvo: “Como negocio a futuro, sin políticas de protección a las PYMES será muy difícil. Puede que se llegue a un hobbie caro, pero sin que algo lo financie es muy difícil que pueda seguir como negocio a nivel PYME. ¿Por qué? porque ocurren desabastecimientos, aumentos de los impuestos, quitando rentabilidad y capacidad de inversión”.

Y agregó: “Nosotros estamos en el granero del mundo, producimos lúpulo gracias al CONICET, tenemos levadura propia, patagónica y todos los productos para hacer una cerveza 100% argentina, pero si no hay políticas que acompañen esto, no lo podremos hacer rentable. Como casero da para jugar y divertirse, pero no es como para vivir de ello y generar industria local o cooperativa de productores”.

Uno de los sueños de quienes producen Schnecken es aprender a soldar acero inoxidable para poder armar su propia fábrica bar.

¿Por qué consumir cerveza artesanal?

A la hora de recomendar el producto artesanal Ricardo Varela consideró: “Recomiendo la cerveza artesanal por varias razones. Primero porque es un alimento sin conservantes que está fresco, está vivo, aporta salud, no produce resaca porque no tiene sulfito, aporta energía, ayuda a mejorar los huesos, pero básicamente porque no tiene conservantes, está hecha con amor. Tampoco está pasteurizada. Yo elijo la cerveza artesanal porque tiene amor y al mismo tiempo uno apoya al productor local”.

Para finalizar sostuvo: “También, recomiendo trabajar al menos una vez en la vida con fermentos, es algo muy interesante, es prácticamente una experiencia científica de generar un medio de cultivo inocular, ver como se reproduce, como cambia, los casos positivos y negativos, desarrollar un pensamiento científico experimental y creo que deberían hacerlo por lo menos una vez en la vida”.

La experiencia de cervezas Segunda Maluca y su tentadora Stout con moras

Otro de los entrevistados por MISIONES OPINA fue Mauro Adrián Lezcano, socio de Cerveza Artesanal Segunda Maluca.

Tras consolidarse diferentes grupos cerveceros tanto a nivel nacional como provincial, Lezcano no se quedó atrás y junto a sus amigos adquirieron un kit básico de iniciación en Buenos Aires con la intención de probar una primera cocción de cerveza artesanal. Simultáneamente se nutrían con videos tutoriales y bibliografía disponible. “La motivación principal fue elaborar con nuestras propias manos la cerveza que íbamos a tomar entre amigos y familiares”, sostuvo Mauro Adrian Lezcano.

Segunda Maluca actualmente recorre la provincia participando de diversos eventos y degustaciones como el Beer Truck realizado en Campo La Armonía junto a la Sociedad Rural Misionera, Seven internacional de Rugby en Iguazú, la Feria Forestal y Cocina Misionera Comí. Además, se consolidaron como la cerveza oficial de la feria gastronómica Selva Adentro.

Entre sus variedades se encuentran los permanentes Golden, Ipa, Apa, Scottish, Stout y Witbier, como también los estacionales: Ipa Abacaxi, Stout con moras y WitMaracú.

“En cuanto al uso de frutas, solemos usar las que están en estación: moras, mburucuyá, entre otras. Nos adaptamos según la época del año y al estilo que mejor le va. Tenemos una Witbier con naranja y cilantro, súper fresca, que saldrá durante el mes de enero”, sostuvo Mauro Lezcano.

En cuanto a la financiación del emprendimiento recordó: “Al principio lo sostuvimos con un préstamo, el cual nos fue otorgado por el Fondo de Crédito de Misiones y actualmente nos autofinanciamos”.

Entre sus planes a futuro destacan seguir apostando al desarrollo local de la cerveza artesanal. Segunda Maluca se puede obtener en bares, restaurantes y centros de recargas de Posadas: Le Bistrot Posadas, Posadeña Linda Bar, Theraven Pub y Bierhaus.

Para finalizar agregó: “Recomendamos cerveza artesanal porque su elaboración es sin ningún tipo de aditivos, conservantes y químicos. Esto hace que la persona que la consume sienta el verdadero sabor de una cerveza. Además, es elaborada en un 100% con malta”, finalizó.

Cerveza Escarlata: la ganadora de cuatro menciones durante la primera copa de cerveza artesanal realizada en Misiones

Todo comenzó como una prueba y experimento entre amigos: “Alain, uno de mis socios, cuando terminó su carrera en La Plata, trajo un equipo para hacer cerveza. Es un kit para elaborar 20 litros con el que casi todos comienzan. Cuando me contó le dije para hacer con él”, sostuvo Alejandro Román Gonzáles durante una entrevista con MISIONES OPINA.

El año pasado fueron ganadores de las cuatro menciones del Mbareté Beer Cup, evento que reunió a cerveceros artesanales del nordeste argentino, consolidándose en el primer puesto como: Mejor Cervecería, Mejor Cerveza, Mejor Cerveza Estilo Misionero y Mejor Cervecería de la Noche.

Alejandro es uno de los tres cerveceros que integran e impulsan la marca a través de las tareas de elaboración y distribución del producto, junto a Alain Bloos y Rodrigo Morand.

Su trayectoria inició en el año 2011 a modo de experimento. Con el paso de los meses los jóvenes cerveceros se animaron a llevar sus propias cervezas a un asado entre amigos para dar a conocer el producto hasta que el boca en boca los obligó a incrementar los litros de producción.

“En el 2011 hacer cervezas era como un experimento y una afición para nosotros, hasta que llevamos a un asado de amigos para que prueben y a todos les gustó. Después comenzaron a pedirnos para comprar y así fuimos elaborando cada vez más, hasta que cuando nos dimos cuenta, había gente que no conocíamos que nos pedía la cerveza, entonces nos dimos cuenta de que existía una oportunidad de emprender en ese rubro” recordó Alejandro González.

Hasta el momento, Escarlata tuvo la experiencia de haber participado de un encuentro de cerveceros artesanales de la Triple Frontera en Ciudad del Este, del que participaron cerveceros de Paraguay, Brasil y Argentina.

Actualmente cuenta con tres estilos de línea y un estilo especial con el que realizan diferentes variaciones. Los estilos de línea son: Dorada Pampeana; cerveza rubia, estilo argentino, Irish Red Ale; cerveza roja, ligera de estilo irlandés y la IPA argenta con alto nivel de amargor y aroma a lúpulo, estilo argentino.

En cuanto a las formas de financiamiento del microemprendimiento, Alejandro comentó que utilizaron un crédito del Consejo Federal de Inversiones (CFI) para la compra de una cámara de frío.

Escarlata se puede conseguir en diferentes puntos de venta en Posadas, entre ellos: Mentecato, Darshana Bar, Posadeña Linda, Tricato, Código Cerveza (sucursal Rivadavia) y The Raven.

¿Qué se necesita para elaborar una cerveza artesanal en casa y cómo hacerla?

Ingredientes: (para elaborar 15 litros de cerveza)

30 litros de agua declorada

4,5 kilos de malta de cebada

25 gramos de lúpulo

Un sobre de levadura para hacer cerveza (no de panadería) y azúcar.

Antes del proceso de elaboración se debe comprobar la limpieza de los elementos a utilizar, ya que la presencia de bacterias no gratas puede arruinar el sabor de la cerveza casera, para sanitizar los mismos lo correcto es hacerlo con alcohol y no con detergente.

Maceración:

Colocá por 90 minutos la malta de cebada en una olla de agua caliente, que tenga una temperatura de entre 67 y 70 grados, teniendo en cuenta que por cada kilo de malta se deben utilizar 3 litros de agua. Revolver para que no se generen grumos indeseados.

Aquí el almidón se transforma en azúcar y se obtiene el mosto, un líquido dulce y denso.

Hervor:

El mosto debe hervirse durante una hora. Mientras tanto, se le va agregando, por partes, el lúpulo, que es lo que le da el amargor y aromatiza a la cerveza.  Terminado el hervor, la mezcla de mosto y lúpulo debe revolverse para que los residuos que se generaron en el proceso caigan al fondo de la olla.

Enfriado

Una vez que el mosto fue hervido debe pasarse a un fermentador, y para ello, la temperatura debe descender lo más rápido posible. Esto puede llevarse a cabo de varias maneras, desde la más casera, que es colocar la olla en una bacha con hielo, hasta el método serpentina, el cual consiste en pasar la cerveza por un caño de cobre enrollado y enfriado con hielo.

Fermentación

A la mezcla de mosto y lúpulo se la vierte en un recipiente para la fermentación, que puede ser un bidón de agua o una heladera de camping. Allí se le agrega la levadura, que convertirá los azúcares del mosto en alcohol. Al recipiente debe hacérsele una trampa de aire para que salga el aire pero para que no entre. Una técnica habitual para este paso es utilizar un bidón de agua y colocarle en su extremo un globo pinchado. La fermentación lleva aproximadamente 10 días y como resultado se obtiene cerveza sin gas. El recipiente para la fermentación debe ser conservado en un ambiente oscuro cercano a los 19 grados.

Maduración y embotellamiento

Una vez terminada la fermentación debe pasarse la cerveza a otro bidón. Esto se hace para descartar toda la cama de levaduras que se formó en el fermentador y dejar descansar el mosto antes del embotellado. Si este proceso, que dura una semana, se puede realizar en frío mucho mejor, ya que se clarificará de mejor manera la cerveza.

En este caso, también debe hacerse la técnica de carbonatación natural con azúcar en el embotellado. Se elabora un almíbar y se coloca en el madurador antes de embotellar. Para realizar el almíbar se calcula 7 u 8 gramos de azúcar por litro. Con una mínima cantidad de agua se calienta el azúcar hasta dejarlo hervir por unos minutos, luego se lo añade al mosto, revolviendo suavemente, sin que la cerveza tome contacto con el aire para evitar su oxidación.

Posteriormente, la cerveza se coloca en las botellas, las cuales deben ser tapadas y luego se aguarda 10 días más. La manera de darse cuenta si las cervezas están listas es abriendo alguna botella y servirla en un vaso, si se observa que tiene gas, las mismas ya están óptimas para consumir, sino hay que esperar unos días más.

Un dato importante es que para que el proceso de carbonatación sea exitoso las botellas deben guardarse a temperatura ambiente y nunca en la heladera, ya que el frío afectaría a las levaduras, por lo cual no se realizaría la carbonatación y se arruinaría la cerveza.

Política de consumo responsable

El consumo de cerveza forma parte de la sociedad desde milenios, es un producto natural, refrescante, de bajo contenido alcohólico que de acuerdo con evidencias científicas, consumida con moderación, en adultos, puede aportar beneficios para la salud humana y la convivencia.

Por el contrario, con el abuso, el consumo inmoderado o irresponsable se transforma en perjudicial para la salud y la sociedad.

Cómo promover el consumo responsable de alcohol:

  • Ser mayor de 18 años.
  • Consumir en forma moderada y lenta.
  • No beber para evadir los problemas o superar depresiones.
  • No dejarse presionar por los amigos para beber más.
  • Siempre por placer y en cantidades moderadas.
  • Dejar de beber cuando aparecen los primeros síntomas de lentitud.
  • No beber si se están tomando fármacos o sedantes.
  • Alternar la cerveza con comidas o con bebidas sin alcohol.
  • No conducir si has bebido.
  • Si vas a una reunión o evento donde se consumirá cerveza, es recomendable trasladarse en transporte público o bien en grupo donde quien conduzca no beba.
  • No beber en ayunas.

Fuente: Misiones Opina

0 opiniones en “Incrementan la producción y el consumo de cervezas artesanales misioneras, ahora con frutas de estación”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.